Infórmate

Tu fuente de información para mantenerte al día de las últimas tendencias que afectan a la justicia de género y los derechos de las mujeres en todo el mundo

Recortes de financiamiento de Trump ponen en peligro a decenas de miles de mujeres, activistas advierten

Liz Ford

Los recortes de financiamiento con los que amenaza la administración Trump ponen en riesgo la vida de decenas de miles de mujeres y niñas, incluidas muchas de las que han huido de la violencia en Siria, Yemen e Irak, advierten lxs activistas.


Un total de 27 proyectos a corto plazo aplicados por el Fondo de Población de la ONU (UNFPA), por un valor de aproximadamente 23 millones de dólares, reciben financiamiento de los EE. UU.

The Guardian ha tomado conocimiento de que el financiamiento para estos proyectos, destinados principalmente a brindar apoyo a personas desplazadas, podría no ser renovado cuando lleguen a su término más adelante en el corriente año.

La noticia llega en un momento de creciente preocupación sobre los futuros niveles de financiamiento para la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Las delegaciones reunidas en la Comisión de la ONU de la Condición Jurídica y Social de las Mujeres (conocida como CSW) en Nueva York esta semana temen que la reinstauración de Donald Trump de la «ley mordaza global» envalentonará a los grupos conservadores de derecha que buscan socavar los derechos de las mujeres en este foro anual.

Nikki Haley, embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, quien ya ha expresado su fuerte posición contra el aborto, está al frente de la delegación de los EE. UU. en la CSW. La Embajadora ha invitado a representantes de dos grupos conservadores que se oponen al derecho a decidir –el Centro para la Familia y los Derechos Humanos (C-FAM) y la Fundación Heritage– a sumarse a su delegación, todo un signo del giro a la derecha en la posición de los EE. UU. durante las conversaciones.

Los recortes de fondos para proyectos de UNFPA en Siria podrían provocar el cierre de 119 clínicas móviles y centros de salud que han permitido a 48.000 mujeres dar a luz en condiciones seguras y ofrecido servicios de planificación familiar a unas 58.000 mujeres. Otros 64 centros de mujeres y lugares seguros que prestan apoyo a sobrevivientes de violencia sexual también corren riesgo de cierre.

«Nos enfrentamos a una situación dramática en Siria y países vecinos», declaró Klaus Pedersen, director de la oficina de movilización de recursos de UNFPA.

Afghan Women in Literacy Class (UN Photos, Flickr) 610x470
© UN Photo/Sebastian Rich (CC BY-NC-ND 2.0)
Afghan Women in Literacy Class

Pedersen expresó que el organismo estaba apelando a los donantes para subsanar su déficit de financiamiento total que ascenderá a más de 700 millones de dólares de aquí a 2020. Espera que UNFPA, el organismo de la ONU encargado de proteger la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y la juventud, se beneficie de unos 650 millones de dólares que Canadá destinó recientemente de su presupuesto para el desarrollo orientado a apoyar la salud sexual y reproductiva durante los próximos tres años y de los fondos comprometidos en la conferencia She Decides celebrada en Bruselas durante los primeros días del corriente mes.

Al igual que con los proyectos en Siria, el Líbano, Jordania y Turquía, los programas de UNFPA en Somalia, Etiopía, Yemen, Afganistán y el noreste de Nigeria podrían verse obligados a suspender la implementación. Un proyecto de Haití para reparar clínicas y restaurar servicios sobre violencia sexual y de género luego del Huracán Matthew dejará de operar a fines de marzo si no se consiguen fondos adicionales.

En el borrador de una orden ejecutiva filtrado en enero, UNFPA se encuentra entre los organismos internacionales que estarían sujetos a la revisión de financiamiento por parte del Gobierno de los Estados Unidos. El organismo es el principal proveedor de anticonceptivos del mundo y el año pasado otorgó acceso a métodos modernos de anticoncepción y servicios de salud sexual a 12,5 millones de mujeres en más de 46 países.

«Las mujeres son particularmente vulnerables en los escenarios inestables y de crisis humanitaria, donde sus cuerpos se convierten en campos de batalla».

Klaus Pedersen, UNFPA

En 2016, los EE. UU. aportó 69 millones de dólares a UNFPA –$31 millones destinados a sufragar los costos básicos del organismo y el resto a apoyar proyectos no básicos a corto plazo. En 2015, los EE. UU. era el tercer donante bilateral en importancia del organismo.

«UNFPA encabeza la labor de la ONU para garantizar que la salud y los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas reciban apoyo en escenarios de personas refugiadas. Las mujeres quedan embarazadas en cualquier circunstancia y son particularmente vulnerables en los escenarios de fragilidad y humanitarios, donde sus cuerpos se convierten en campos de batalla», aseveró Pedersen.

Un informe publicado por el organismo en 2015 sostenía que las necesidades sanitarias de las mujeres en los escenarios humanitarios en general se consideraban una preocupación menor. Sin embargo, el 60% de todas las muertes maternas prevenibles se estima que ocurre en países con escenarios de fragilidad y humanitarios, el equivalente a casi 500 muertes por día.

Itumeleng Komanyane, directora de la red de programas internacionales de Sonke Gender Justice de Botsuana, declaró: «Si pensamos en todo lo que UNFPA ha logrado, imaginar que en algunos años observaremos un retroceso en esa labor, sería prácticamente una catástrofe humana».

Leer el artículo origial del Guardian (en inglés)

 


Este contenido se reproduce como parte de nuestra asociación actual con The Guardian y Mama Cash.

Category
Análisis